martes, 20 de abril de 2010

Un Viaje a Madrid

Para sobrevivir, los hijos de aquellos romanticos que soñaron con derribar los Pirineos,
aprendieron a utilizar sus ojos como lentes de microscopio o de cámara fotográfica:
encuadrar con acierto, limpiar el enfoque de lo que estorba o distrae,
divertirse con la distorsión de lo que se mira.

Ana Gurruchaga.















No hay comentarios: